Comparte esta página:

domingo, 20 de enero de 2008

La marca: cuándo cambiarla

El cambio de nombre y de logo es muy arriesgado cuando la imagen de la entidad tiene gran penetración y está muy consolidada, por lo que se tiene que estar muy seguro antes de tomar ninguna decisión. Además, el gran esfuerzo a nivel de inversión publicitaria y de patrocinio que requiere, convierte en imprescindible asegurarse.

Lo normal es que tras procesos de fusión, compra o adquisición se cambie el nombre a la entidad, pero también hay otras causas importantes: cambio de público objetivo, estrategia comercial..., necesidad de modernidad y dinamismo en un sector tradicionalmente anquilosado, obsolescencia de elementos del logo, etc.

Lo realmente importante es que la marca recoja la estrategia y los valores que la entidad tiene o va a tener.

¿Conoces alguna marca que haya evolucionado? ¿Cuál?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hasta que punto es una buena decisión hacer un cambio de imagen en una empresa en plena crisis???

Markarte dijo...

La crisis afecta a todo el mundo, pero no debería ser motivo para tomar decisiones, ya que siempre hay puntos positivos y negativos. Por ejemplo, hacer una campaña de comunicación del nuevo logo puede ser una forma de diferenciarse de la competencia en momentos difíciles para el sector.

Lo principal es definir la estrategia a seguir y los objetivos que se quieren alcanzar, para poder analizar el coste y la conveniencia de la misma en cada momento. Esto se realiza mediante una consultoría previa donde se identificará la oportunidad y las necesidades en el momento actual y se ofrecerán diferentes opciones, según los estudios analizados.

Pepe dijo...

Si una marca ya no funciona muy bien me parece bien hacer una nueva promoción, sobre todo en estos momentos.